Microplásticos en los Alimentos

MICROPLÁSTICOS EN EL MAR Y REPERCUSIÓN EN LA ALIMENTACIÓN

 

Los microplásticos son pequeñas piezas de plástico que contaminan el medioambiente. La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) considera como microplásticos a aquellos de menos de 5 mm de diámetro.

 

Estos provienen de una gran variedad de fuentes y pueden clasificarse en dos grupos:

  • Microplásticos primarios: Se estima que representan entre el 15% y el 31% de los microplásticos en los océanos. Los microplásticos primarios se consideran como aquellos que llegan al medio natural en su forma original, es decir, en el mismo estado en el que se han sintetizado. Un buen ejemplo serían las partículas que están en los geles exfoliantes y las pastas de dientes.
  • Microplásticos secundario: Representan entre el 69% y el 81% de microplásticos que se encuentran en los océanos. Se originan a partir de la degradación de grandes objetos de plástico, como bolsas de plásticos, botellas, degradación de neumáticos, lavado de ropa sintética…

 

Ambas categorías son extremadamente tóxicas y persistentes en el medio. Esto se debe principalmente al origen de sus componentes, el polietileno (PE) es el componente plástico que más se utiliza a escala mundial, utilizado en bolsas y botellas de plástico y el polipropileno (PP), utilizado normalmente para fabricar tapones y fibras sintéticas de prendas de ropa y otras telas textiles.

Estas partículas son ingeridas por el plancton, los bivalvos, los peces y hasta las ballenas, quienes las confunden con comida. En 2016, un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) informaba de la presencia de microplásticos hasta en 800 especies de peces, crustáceos y moluscos.

Además, a finales de 2018, un estudio de Greenpeace y la Universidad Nacional de Incheon (Corea del Sur) también concluyó que el 90% de las marcas de sal muestreadas a nivel mundial contenían microplásticos. Se analizaron 39 marcas de sal a nivel mundial, y sólo tres de las sales estudiadas no contenían partículas microplásticas. También se muestra que la contaminación por plástico es mayor en la sal marina, seguida por la sal de lago y finalmente la sal de roca.

El año pasado, investigadores de la Universidad de Alicante publicaron un estudio de las sales producidas por salinas españolas y concluía que todas las sales estudiadas contienen plástico en diferentes concentraciones, que van de 60 a 280 micropartículas por kilo de sal, en su mayoría tereftalato de polietileno (PET 83,3 % del total), polipropileno (PP 6,7 %) y polietileno (PE 3,3 %).

Teniendo en cuenta el número de micropartículas presentes en la sal, con una ingesta de sal de 5 gramos diarios, una persona comería cada año 510 micropartículas plásticas en España. Cantidad a la que habría que sumar cientos de otras micropartículas, procedentes de otros alimentos marinos.

El impacto que el ser humano causa en la naturaleza se puede minimizar con el esfuerzo de todos, reduciendo los envases plásticos y reciclando los materiales para un uso más eficiente y responsable de los recursos.

 

Pablo Argulló

 

 

Foto: https://www.flickr.com/photos/silverlinedwinnebago/

Sobre el autor

Pablo Agulló Gallego

Deja un comentario